CORRER SIN LESIONES

Correr es uno de los deportes de moda actualmente y que más beneficios aporta al organismo.

Los beneficios cardiovasculares de la práctica del running son de sobra conocidos. además de otros factores positivos asociados al ejercicio, como la pérdida de peso o la mejora del estado de ánimo. Eso sí, siempre se recomienda utilizar un pulsómetro para controlar nuestro esfuerzo.

Puedes realizarlo al aire libre, a cualquier hora, sin necesidad de otras personas y solo necesitas unos minutos, una ropa adecuada y unas buenas zapatillas.

Pero debes tener en cuenta una serie de pautas para no favorecer lesiones y que el entrenamiento no sea perjudicial para tu cuerpo.

ERRORES QUE NO DEBES COMETER

Es por ello, que vamos a comentar algunos de los errores más comunes en los corredores:

  • Incorrecta posición de la cabeza.Lo ideal es que la cabeza esté alineada con la columna vertebral. Suele cometerse el error por parte de numerosos corredores de correr  con los hombros demasiado contraídos. Estos deben ir relajados, ya que la mayor parte de la fuerza la ejerce el tren inferior.
  • Flexión de los brazos: Otro de los errores habituales es la posición de los brazos al correr. Y es que estos deben tener una flexión de unos 90 grados aproximadamente, además, la línea debe ir desde el pecho a la cadera.
  • Posición de la cadera: La cadera debe permanecer elevada y alineada con el centro de gravedad. Un error frecuente de los corredores populares es ver que la cadera se les va ‘cayendo hacia abajo’ durante la carrera.
  • La pisada: Es importante trabajar la pisada. Tenemos que pisar con la zona del metatarso, evitar caer excesivamente de puntillas y mucho menos, talonando. Este es otro de los errores más comunes.
  • Economía de carrera: Llamamos economía de carrera a correr a la misma velocidad pero gastando menos energía. En este caso, no se trata tanto de un error como de algo que puede mejorarse con práctica.
  • Prevención de lesiones: Es importante prevenir las lesiones desde el principio y para ello es imprescindible fortalecer la musculatura implicada cuando corremos. Y es que la fuerza es una capacidad que tenemos que combinar con nuestro entrenamiento de resistencia, para no lesionarlos y mejorar así nuestro rendimiento.
  • No caer en el sobreentrenamiento: Mientras que siempre le damos mucha relevancia a seguir un plan de entrenamiento a rajatabla, haciendo los rodajes, series o lo que nos indique cada vez, apenas se presta atención a los descansos entre cada sesión. Las horas en las que el cuerpo no trabaja son tan importantes como el propio ejercicio, puesto que el cuerpo recupera y asimila la carga de entrenamiento. Un tiempo insuficiente de descanso es tremendamente perjudicial, propiciando lesiones musculares con mucha facilidad.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies